Resistencias a piretroides, evitándola en el control de cucarachas

Evitar la resistencia a piretroides, principalmente de la Blatella germanica (Dictyoptera: Blattellidae) es un tema del sector. Las estrategias actuales como método esencial para reducir las poblaciones, corren el peligro de volverse inefectivas. Cucarachas y mosquitos demuestran una evolución de individuos resilientes a través de múltiples generaciones.

En la actualidad, el control químico con insecticidas está limitado por el desarrollo de resistencias, las cuales fueron probadas en un amplio rango de insecticidas incluyendo organoclorados, organofosforados, carbamatos y piretroides. Esta problemática deriva en una disminución de la efectividad de ciertos productos, surgiendo problemas y fallas en su control.


La aparición de resistencias en una población, surge como resultado de la interacción insecto plaga-insecticida en determinado ambiente. Esta puede manifestarse mediante mecanismos fisiológicos, bioquímicos y modificaciones de conducta de una población o especie. Inclusive, más de un mecanismo puede estar presente en una población, situación conocida como multi-resistencia. Genéticamente, esta capacidad es heredable, disminuyendo la proporción de individuos susceptibles en la población.
Los genes que se adaptan existen en el genoma de la población como un carácter preadaptativo y la capacidad de desarrollo de resistencia depende de la variabilidad genética de la especie.


Existen muchos casos de resistencia no sólo  a un plaguicida, sino también hacia otros de estructura y modo de acción similares. La resistencia cruzada es uno de los principales obstáculos en la búsqueda de insecticidas alternativos para el control y la responsable que muchos nuevos productos encuentren resistencia a campo antes de su primera aplicación.


Se han reportado resistencias en insecticidas con el mismo modo de acción, del mismo grupo (fosforados, piretroides, etc.) o entre grupos del mismo modo de acción (fosforados y carbamatos, piretrinas). También se ha detectado entre insecticidas que son atacados por similares caminos degradativos, principalmente por las oxidasas de función mixta (MFO) que afectan a casi todos los compuestos.


Cipermetrina fue uno de los primeros piretroides en ser ampliamente usado para el control de B. germanica por los profesionales del control de plagas, siendo también uno de los primeros piretroides que desarrolló fallas de control causada por resistencia en poblaciones.

Estrategias para evitar resistencias

Las estrategias habitualmente utilizadas para gestionar la resistencia en la Blatella germánica incluyen la rotación de diferentes productos, o el uso de mezclas de productos, con diferentes modos de acción, en lugar de utilizar productos con un solo ingrediente activo y un único modo de acción.


Sin embargo, un estudio realizado en la Universidad de Purdue (EEUU) pone de manifiesto que este enfoque podría no ser siempre el más adecuado y que las cucarachas pueden desarrollar mecanismos para que estas estrategias de gestión de la resistencia dejen de ser efectivas.


Evolución de la resistencia

Un estudio en E.E.U.U. buscó evaluar los impactos transgeneracionales de diferentes estrategias de gestión de la resistencia en la evolución de B. germanica, con tres objetivos principales: 


-    evaluar la efectividad del uso de datos de resistencia previos al tratamiento para tomar decisiones sobre el insecticida a utilizar.
-    comparar tres estrategias de gestión de resistencia en campo (sustancia activa única, mezcla y rotación).
-    evaluar en las poblaciones de cucarachas supervivientes a las intervenciones la evolución de la resistencia y el alcance de la resistencia cruzada que se produjo en respuesta.


Como las estrategias actuales de control de plagas dependen en gran medida del uso de cebos en gel, rentables y fáciles de usar, en el estudio se recrearon estas prácticas en los tratamientos.


El estudio se realizó en zonas residenciales en las que previamente se identificó resistencia a prácticamente todos las clases de insecticidas disponibles, mediante una evaluación pre-tratamiento realizada para 14 sustancias activas: indoxacarb, abamectina, ácido bórico, beta-ciflutrina, bifentrina, λ-cihalotrina, fipronil, dinotefurano, imidacloprid, acetamiprid, clotianidina, tiametoxam, clorfenapir e hidrametilnona.

Efectividad de una sola sustancia activa
Al comienzo, en gran parte de las pruebas realizadas, solo la estrategia de aplicar una sola sustancia activa (abamectina en gel) consiguió reducir con éxito el número de cucarachas. Estas reducciones se dieron únicamente en poblaciones con una baja resistencia inicial a la abamectina, lo que resalta la importancia de realizar una evaluación de resistencia pre-tratamiento, para poder escoger una sustancia activa efectiva.


Debido a la amplia resistencia cruzada/múltiple identificada en el monitoreo, las opciones de sustancias activas disponibles quedó bastante limitada. Un tratamiento con una mezcla de sustancias activas en aerosol (tiametoxam y λ-cyhalothrina) no logró disminuir la población, sino que por efecto repelente, redistribuyó los insectos hacia otras áreas. 

Rotación y resistencia

Si bien los perfiles de resistencia cruzada entre insecticidas se han estudiado durante décadas, existe una brecha de conocimiento con respecto a los patrones de resistencia cruzada entre la amplia gama de insecticidas actualmente registrados para el control de cucarachas, que puede complicar y hacer fallar los tratamientos.


Los resultados de algunos estudios parecen indicar que los tratamientos con un solo ingrediente activo pueden proporcionar a corto plazo un buen control de las cucarachas, siempre que el nivel de resistencia inicial sea bajo.  Una técnica recomendada es realizar un diagnóstico de resistencia previo al tratamiento, en lo posible, más aun cuando exista un historial de fallos de control.
La rotación es una recomendación para la gestión de la resistencia a las cucarachas, sabiendo que su éxito depende de la existencia de perfiles de baja resistencia cruzada entre las sustancias activas incluidas en la rotación. Las rotaciones, son esenciales para minimizar la presión de selección a largo plazo. 


Por lo tanto, conocer los patrones de resistencia cruzada entre los principios activos es importante para diseñar estrategias de rotación efectivas y mejorar los programas de control a largo plazo.
Los productos con mezclas también tienen una utilidad potencial, si no existe una resistencia cruzada entre las sustancias activas, y las mezclas se incluyen en las rotaciones.

Estudios que dan esperanzas

El Programa de evaluación de resistencia a insecticidas en Blattella germanica (PERIB), elaborado por el Centro de Investigaciones de Plagas e Insecticidas (CIPEIN), determinó que casi la totalidad de las colonias evaluadas resultaron resistentes al insecticida con piretroides, con una gran mayoría de casos con 0% de mortalidad. También evaluó la eficacia de la hidrametilnona, que afecta la respiración celular. Su toxicidad en poblaciones resistentes fue similar a la de la colonia susceptible, con algunos casos de demoras en su efecto insecticida. Por otro lado, realizaron ensayos con lufenurón, un inhibidor de la síntesis de quitina, logrando una drástica disminución en el tamaño de poblaciones experimentales susceptibles y resistentes a piretroides. De esta manera, se demostró que la resistencia a piretroides está ampliamente extendida en las poblaciones de B. germanica del país. Como buena noticia, se identificaron productos alternativos capaces de controlar a los individuos resistentes.


 

 

 

 

Descubra más sobre estos productos:

Logos-Gleba-23.jpg
Logos-Gleba-05.jpg
Logos-Gleba-19.jpg
Logos-Gleba-12.jpg