Temporada de cucarachas: conociéndolas y combatiéndolas

La cucaracha es uno de los insectos más complicados de eliminar. Compartimos algunas nociones sobre a qué tipos de cucarachas nos enfrentamos y cómo es un manejo integrado de control

El primer paso para el control de los insectos es conocer con qué tipo de plaga estamos tratando. Cada especie de cucaracha doméstica prefiere un espacio distinto de refugio. La identificación del tipo de cucaracha es importante para un mejor control. Una plaga de cucarachas tiene individuos de diferentes tamaños, incluyendo a las cucarachas adultas con alas (usualmente) que se reproducen y a las cucarachas individuales inmaduras sin alas.

Tipos de cucarachas

Las cucarachas son conocidas por el nombre de blatodeos, esto se debe a que su nombre científico es Blattodea. Son del tipo de insectos hemimetábolos paurometábolos que presentan un aspecto con un cuerpo de figura aplanada, con un rango de tamaño de entre los tres y los siete centímetros, dependiendo de la especie. Se encuentran entre los insectos más antiguos del planeta con más de 300 millones de años.  Se identificaron cerca de 4500 especies de las cuales solo 40 habitan en viviendas domésticas. El 95% de todas las especies sobreviven independientemente de los humanos.  Están presentes en cualquier hábitat ya que cuentan con una gran capacidad de adaptación.  Las más comunes son la cucaracha alemana, americana, oriental y la de la banda marrón entre otras. Las cucarachas por orden de importancia en Argentina son dos: Alemana y Americana.

Cucaracha americana
 

Pertenece a la familia de las Blattidae aunque recibe el nombre científico de Periplaneta americana. Tiene otros nombres comunes como: cucaracha voladora, cucaracha del árbol, cucaracha de la humedad, cucaracha negra, etc. Varios estudios confirman que tiene sus orígenes en África, aunque recibe el nombre común de cucaracha americana debido a la referencia del lugar donde en primera instancia se identificó la especie. Como parte del ciclo de vida pueden vivir incluso hasta 14 meses o 21 meses cuando se presentan las condiciones óptimas. Las hembras de esta especie tienen mayores esperanzas de vida que los machos.

 

Las inspecciones: localice cucarachas americanas en las áreas calurosas y de mucha humedad. Sus heces pueden ser tan grandes como el excremento de los ratones. Las cucarachas americanas son conocidas como “borrachas de nacimiento”, por su importante atracción por los líquidos fermentados. Las inspecciones continuas, incluyendo las trampas, son muy importantes porque estas cucarachas viven por mucho tiempo.

 

Cucaracha Alemana
 

Esta especie es una de las más comunes que suelen encontrarse en las viviendas y espacios urbanos. Recibe el nombre científico de Blattella germánica. Es una de las especies más pequeñas en tamaño, en lo general se tratan de insectos que miden entre los 1.3 centímetros y los 1.6 centímetros.

El hábitat principal de esta especie corresponde a las viviendas, o en los espacios que se pueden compartir con los humanos, pero de manera específica se puede mencionar que estas especies tienden a ocultarse durante las horas del día en los lugares donde predomine la humedad y la oscuridad. Encuentran un óptimo lugar para refugiarse en rincones pequeñas aberturas donde permanecen ocultas hasta las horas de la noche que es cuando retoman sus actividades.

 

Las inspecciones: identifique presencia de cucarachas alemanas (vivas o muertas), heces de cucaracha, pieles mudadas o desechadas y busque si hay cápsulas vacías. Concentre sus esfuerzos en las áreas donde se encuentra el agua (cocinas y baños). Utilice trampas pegajosas para detectar infestaciones y ayudar a calcular de qué magnitud es el problema.

 

 

Prevención y control de cucarachas, un proceso de 5 pasos

Prevención


El primer paso consiste en inspeccionar las posibles entradas y repararlas de ser necesario (mosquiteros en puertas, ventanas y rejillas, etc.)  Revisar los objetos que ingresan como bolsas con artículos de supermercado, muebles antiguos, electrodomésticos usados, etc. También de recomienda cerrar en bolsas herméticas los alimentos abiertos que no necesitan heladera.


Higiene


Las infestaciones siempre serán mayores y más difíciles de controlar en espacios sucios. Mantener la higiene significa reducir la accesibilidad a la comida  y los refugios, reduciendo significativamente la población de cucarachas. Por otro lado, en un ambiente limpio, la eficacia de los cebos es mayor.


Monitoreo


Identificar el tipo de cucaracha presente, y sus posibles refugios nos facilita la decisión de qué tipo de producto/s, mezclas o rotación se necesita utilizar. Es fundamental realizar una inspección minuciosa de las zonas infestadas para poder programar un tratamiento específico.

Aplicación de insecticidas


Determinar el tipo de producto a utilizar (insecticidas líquidos residuales, reguladores de crecimiento, geles cucarachicidas o aerosoles de descarga total) y aplicarlo según las indicaciones del fabricante. 


Mantenimiento


El paso final consiste en seguir monitoreando presencia de plaga luego de 30, 60 y 90 días dependiendo del producto aplicado y realizar las correcciones necesarias.


 


Tratamiento integrado al cliente

Para garantizarnos un servicio eficiente, evitando visitas adicionales innecesarias y logrando la máxima satisfacción del cliente y rentabilidad del negocio, se recomienda utilizar los productos para el control de cucarachas con un profundo conocimiento de sus fortalezas, limitaciones y modos de aplicación.


El uso de cebo en gel es sin duda el tratamiento más utilizado en un programa de control, ya que es práctico, de fácil aplicación y de una molestia mínima para el cliente. El tratamiento con un cebo en gel bien formulado, es básico en la mayoría de los trabajos de eliminación de cucarachas en viviendas, en cocinas industriales y en restaurantes.


En casos de espacios con presencia de fisuras o huecos, es necesaria la aplicación de insecticidas de acción residual bien formulado, como complemento al tratamiento con cebo.


Cuando es necesario controlar la infestación de forma rápida y total, un tratamiento directo de grietas y rendijas puede contribuir al éxito del tratamiento con cebo para combatir las ninfas y los insectos adultos que no salen del nido.
Para reducir la aparición de resistencias a los insecticidas es recomendable rotar el tipo de ingrediente activo, principalmente en tratamientos prolongados en una misma ubicación.